jueves, 21 de febrero de 2013

La infamia, las estafas. Punto y seguido.


Cerrar un restaurante por vacaciones puede ser normal, que el descanso dure más de dos meses es infrecuente; que un negocio de hostelería, en la zona más visitada de Gijón, se pierda Nochevieja, Reyes y el Carnaval puede ser un acto de irresponsabilidad empresarial.
O bien el preludio de una maniobra táctica: cerrar para no cumplir con los compromisos y abrir más adelante con otra razón social. No sería la primera vez que esto sucede en La Dársena, la sidrería explotadora y racista; el negocio ya ha pasado del padre a la madre y de ella al hijo, ante circunstancias problemáticas. Y ahora pasan por problemas jurídicos serios, ya han tenido que avenirse a la improcedencia de un despido, con el pago de la indemnización correspondiente, y tienen dos nuevos señalamientos por reclamaciones de salarios, horas extra y cotizaciones a la Seguridad Social. No serán los últimos, desde luego, para alimentar  su ya larga lista de incumplimientos con la plantilla; por lo menos, mientras se mantenga echado el candado no engañará a más personas con necesidad de trabajar.
No obstante, si se confirmara el cierre con el fin de no pagar a trabajadores, proveedores y Seguridad Social, podría ser considerado un delito de estafa, habrá que estar atentos a la jugada; de la misma manera que se va a exigir a la Inspección de Trabajo que cumpla con su obligación: para vergüenza de sus profesionales acaba de remitir un escrito inhibiéndose ante denuncias formuladas hace seis meses.
Desafortunadamente nadie defiende a los trabajadores desde las instituciones; así, con la necesidad perentoria de encontrar empleo, son carne de cañón para delincuentes de todo tipo y condición. Este fin de semana he visto por Gijón un panfleto en el que se acusaba a una academia de enseñanza de estafar a los desempleados por el siguiente procedimiento: el alumno, para pagar el importe de un curso de formación profesional, suscribe un crédito que podría llegar a 3000€, con la promesa de una beca oficial que le permitirá recuperar el gasto; al final ni curso, ni beca, ni empleo, y la víctima haciendo frente, si puede, a los vencimientos bancarios.
La prudencia me aconseja no dar nombres ni publicar fotos en tanto no compruebe estos datos, pero sí hay otros que he podido constatar a costa de mi hacienda. Han aparecido en el diario La Nueva España, en diferentes días y bajo el epígrafe “Bolsa de Trabajo”, unos esperanzadores avisos en los que se ofertaban plazas variadas y atractivas: una cadena hostelera, una cadena de grandes almacenes, incluso cruceros y yates, ofrecían diferentes posibilidades de ocupación, en los teléfonos 603621855, 902875774, 601201861…En todos ellos, mediante grabación cadenciosa, te remiten al 807543079 para que preguntes por Vicente Navarro, que es el jefe de contratación, a la Srta. Marta Ruiz y a Ignacio González; este número es de sobretarifación. Si tienes suerte te atiende una voz masculina que, sin interesarse mucho por ti, te comenta que esperes un momento, tiene que poner un e-mail a su central y a continuación te dirán día y hora para la entrevista, en una plaza para la que tendrás un contrato de seis meses renovable. Yo esperé hasta que consideré que me habían pulido 10€, límite suficiente por ahora.
Otro día llamé más interesado por la vida aventurera en yates y cruceros, sin embargo solamente conseguí que me pusieran una voz femenina grabada que me ofrecía trabajos caseros, manualidades en casa o la posibilidad de conectarme a www.evernet.web.com, donde te sumerges en un bucle de conexiones inenarrables. Para dar mayor sensación de seriedad, citaba la voz enlatada sociedades  tan prestigiosas y mundialmente conocidas como Uccunpum Asturias S.L. o Connelly S.L., y referenciaba otros teléfonos 902830053, 902889571, a donde mi presupuesto me desaconsejó llamar. Todo esto manifiéstase operado por Ushuaia Internacional S.L. cuya página web remite a ¡Islas Malvinas!
Os aseguro que todo cuanto os estoy contando no es broma, es tan serio como que la Reforma Laboral genera puestos de trabajo y se demuestra con todo ello que hay que tener una perspectiva internacional de la empleabilidad; ahora bien, si eres senegalesa no te molestes en llamar, porque te van a decir, con palabras poco dulces, que te largues a tu país. Para que se vea que tienen una sólida base en España  dan como referencia su sede social: Apartado de Correos 47081, 28080 Madrid. ¡No, si quien no trabaja es porque no quiere!

Cazados.


No pertenecían a dos nobles familias de Verona, pero la tragedia que protagonizaron nos concierne a todos; tampoco va a ganar Germán el Premio Nobel de Literatura, precisamente por eso ha sido para mí un honor presentar su libro.
El Círculo Republicano de Langreo organiza una vez al mes Los Lunes del Ateneo, en colaboración con el Club de Prensa de La Nueva España. En la sede de la sociedad autogestionaria La Semiente, en L’Entregu, se hizo la presentación de “Cazados. Una aciaga historia. Popo y Josefina”, la última obra de Germán Mayora García (Lena, 1941), veterano de la reivindicación republicana y en la Memoria Histórica.
Nos introduce muy bien en el tema el prólogo del amigo Ernesto Burgos: “En ocasiones, la niebla baja de repente sobre los montes de Lena. Cuando menos se le espera llega como una ola enorme y triste…Existe otra niebla, que avanza más despacio y nos va cubriendo con tanta discreción que apenas la notamos, pero la oscuridad que ésta deja, ya no se levanta nunca…últimamente una parte de la sociedad española parece afectada por un mal parecido: los episodios  que nuestros mayores recordaron durante décadas en voz baja, se van perdiendo en los pliegues de la historia y hay quien está interesado en que así sea…”. Sin embargo hay quienes, con constancia y paciencia, como el caso que nos ocupa, nos ponen ante los ojos lo que nunca debemos olvidar.
Una pareja joven, con la entrada de las tropas de Franco, tiene que huir al monte. Germán nos relata las circunstancias, nos retrata el entorno geográfico y humano y nos pone por escrito los testimonios, antes de que desaparezcan quienes lo vivieron. La colaboración de las personas que sufrieron aquella época oprobiosa fue fundamental para el desarrollo del trabajo; incluso un ciudadano aporta un mapa, tan rudimentario como eficaz, con la ubicación exacta de la cabana; que, por cierto, ha sido destruida recientemente por un incendio, de causas desconocidas.
Incluso, como en toda buena tragedia, hay margen para el matiz cómico, como la historia del burro-bomba, que ya fuera glosado en verso por Rafael Alberti: Para desalojar a los facciosos de sus posiciones recurren los milicianos a cargar de dinamita un asno, al que arrean contra el enemigo; en cuanto dejó de sentir la tralla sobre el lomo, volviose el animalito, en su querencia natural, camino de casa con alegre trote, para gran espanto de los inventores de la trama. No tuvieron más remedio que disparar contra él, para que no les reventara la carga en sus propias narices.
De todas formas pesan más en el balance las amarguras de unos años terribles. La detención y vejación de la hermana de Josefina, incluso por sus antiguas compañeras de juegos infantiles, para que declare dónde se esconden los fugados; infructuosamente, porque lo desconocía. O el fusilamiento, con idénticos propósito y resultado, del padre de Popo.
Por fin, las huellas sobre la nieve de la persona que los ayudaba a mantenerse por el invierno, dan una pista a un delator, se forma la cuadrilla de asesinos y los rodean en su escondite; ellos prefieren matarse a entregarse, -en un final bien novelado por Germán-, para desilusión de sus perseguidores. Aún así exhiben su rencor con los cuerpos chamuscados ante la fuente de la aldea; los vecinos los conducen en un carro de bueyes al cementerio, el cura les niega sepultura en sagrado, y como todo rastro, sin citar por escrito nombres ni circunstancias de muerte, el enterrador deja constancia de que allí están “los de Don Arturo”, en referencia a un tío.
La Asociación por la Memoria Histórica tiene acreditadas las desapariciones de 436 personas en Lena, en la represión que siguió a la victoria de las tropas franquistas; es el municipio de Asturies con mayor número de enterramientos en cunetas de la carretera. Recurre Germán en el libro a los poemas de su amigo Gonzalo Adrio, que fuera senador, que sufrió la terrible experiencia de ver asesinar, cuando él era un niño, a sangre fría, ante sus ojos, a su hermano:

Sin odio, sin rencor,

Pero el recuerdo vivo…

martes, 12 de febrero de 2013

¡Vaya por Dios!



He hablado con Tere, acerca de la dimisión de J.R. Tere es paloma, vive en el kiosko de la música y suele venir con otras compañeras al balcón de mi casa que da al sur; después de años ya entiendo algo de su zureo.
Tiene un primo bien colocado, trabaja en Roma; no me quiere decir su nombre, por no comprometer, pero me he enterado de que las iniciales son E. S. y de que, al parecer, se mueve por esferas vaticanistas. Pues bien, por lo que mi amiga la paloma sabe, esta renuncia es un triunfo de Doña Dolores de Cospedal, a quien se solía ver con española mantilla, actitud que ayuda mucho al diálogo con la Iglesia. En su papel de jefa del partido del gobierno, a la par que militante católica, se había indignado con una frase que oyó en sus propias filas. “¡de ésta no nos salva ni dios!”, así que se puso manos a la obra (*) y ha conseguido su propósito: con la inestimable colaboración de Herr Ratzinger, las principales cabeceras de la prensa internacional han dejado de hablar de la corrupción del PP o, por lo menos, la citan en un segundo plano. ¡Otro triunfo de la administración Rajoy!
Dios con nosotros
Bien es cierto que se especulaba desde hace meses con la venida de un nuevo Papa; sin ir más lejos el sábado anterior sacaba ABC un reportaje premonitorio: Paride Tabán, obispo sudanés, aún cuando decía que la decisión estaba en las alas de un tal E.S., manifestaba que podría ser la hora de un africano en la silla de Pedro.
La imagen que acompaña a estas líneas, capturada en la Red, resume la vida del ahora llamado Benedicto; el idioma materno, la militancia juvenil y la teología adulta: todos, -tirios y troyanos, cristianos, muslines y judíos, banqueros y gobernantes-, manifiestan tener a Dios en su partido, deben confiar bien poco en la fuerza de sus ideas.
(*) Nota lingüística: Obra en latín es opus. Si hubiere intervención divina se puede decir Opus Dei.
(**) Nota gráfica: El periódico La Cuenca del Nalón, a través de Facebook, me hace llegar esta foto del Il Corriere della Sera que pone en cuestión la afirmación de un entendido; asegura el Vicario Judicial de la Diócesis de Oviedo: "La renuncia no necesita ser aceptada, nadie tiene su dignidad". ¡Pues vaya!