lunes, 25 de marzo de 2013

Trabajadora. Día de la Mujer Trabajadora.

Que las señoras del Partido Popular celebren el día 8 de Marzo es tan contradictorio como que el 1º de Mayo salieran a manifestarse los asociados a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales.
Me ha tocado la celebración en Palma de Mallorca, en una mañana soleada unas pocas militantes de la derecha se reunieron para escuchar al President Bauzá. Es bueno de suyo que los varones se preocupen de estos asuntos, sucede que tengo algunas dudas cuando se convierten en protagonistas, y aún más, creo que razonables, cuando se trata de este señor, que empezó su mandato dando tres pasos fundamentales: poniendo cemento contra la ecología, amenazando la lengua mallorquina (no la sabe hablar) y quitando las subvenciones para los temas de género.
Para completar el panorama subrayar que los dineros de este último capítulo fueron a parar a las asociaciones de cazadores, hecho simbólico si los hubiere. Supongo que para alegría de su enemigo íntimo y socio de gobierno Señor Delgado que, en un ejercicio de buen gusto, tuvo a bien fotografiarse tocado con las criadillas sangrantes de un ciervo que él mismo había masacrado. Semejante estupidez no le impidió quejarse de la mala imagen de Mallorca que, según él,  transmitían los ecologistas, con el pintor Barceló al frente, al denunciar las tropelías urbanísticas en marcha.
Como es muy lógico han celebrado las señoras el PP la fecha del 8 de Marzo en otros sitios con regalos de tratamientos para el cutis, de “personal shoppers” y otras lindezas; en Baleares han lanzado una campaña de apoyo a la maternidad, dirigida a que las futuras madres con dudas, sobre todo adolescentes, “puedan decidir libremente la continuación de su embarazo”. La decisión de la maternidad tiene mucho que ver con los puestos de trabajo, con horarios laborales racionales, con una sanidad pública como es debido, con servicios de guardería y escuela, con vivienda digna, es decir, justo todo lo que el partido del gobierno se está cargando.
 Hay que volver a la primera denominación, lo siento mucho. La ONU lo hizo extensivo a todas las mujeres, pero el 8 de Marzo, desde 1911, es el Día de la Mujer Trabajadora. Ya lo habían decidido con anterioridad las afiliadas a la Internacional Socialista, pero colmó el vaso la tragedia del 25 en la fábrica textil Triangle Shirtwaist, en New York, catalogado entre los mayores desastres industriales USA. Un incendio de dudoso origen, pero que casualmente se produjo cuando las mujeres protagonizaban un encierro por cuestiones laborales, acabó con la vida de 146 personas; las puertas estaban cerradas por mandato patronal, algunas se mataron al saltar desde los pisos altos, otras presentaban cadáveres irreconocibles. “Identificada por un anillo”, “identificada por su padre por los tacones de los zapatos”…
No murieron chamuscadas las esposas de los accionistas, que probablemente andarían por Fifth Avenue con su personal shopper; cayeron, en su mayoría, mujeres inmigrantes, extraordinariamente jóvenes; una de once años,  dos de catorce, una de quince, siete de dieciséis, quince de diecisiete, once de dieciocho, más de la mitad de las identificadas (algunas ni siquiera se supo quiénes eran) tenían menos de 23 años, que en esa época marcaba la mayoría de edad femenina en España . Con muertes horribles, particularmente dolorosas para sus familias, “madre de otras dos víctimas”, “padre identifica tres cadáveres”, “fallecida por saltar desde el décimo piso”, “muerta en el hospital a los tres días”.
No todas las mujeres son iguales. Aquellas que guardan el botín de los Botín, aquellas cuya máxima preocupación es el cirujano plástico, ocupadas en desfiles de moda  y conciertos de caridad, entienden este día como fiesta; para ellas estaba en el escaparate el libro que las ayudaba a convertirse en "un pibón". Otras, las que tienen que pelear en el trabajo y en la casa, las que de verdad no llegan a final de mes, las que no pueden soportar más recortes, tienen mucho que reivindicar en esa y otras jornadas. Que ellas vuelvan a la calle y se quede en casa Mariano.
Pero también debo decir algo a las de esta parte de la barricada. Baja la manifestación por la Rambla (afortunadamente de nuevo Rambla a secas, y no de duque empalmado) y la cabecera grita: “Sense la dona no hi ha revoluçió!”. Me quedo un poco pasmado, luego un tanto desolado. ¿Y con ella? ¿La Revolución? ¿Es esto lo que pide mi vecina Carmina? No, en absoluto; ni piensa en ese asunto. Ella no tiene empleo, bastante trabajo le dan un marido, dos hermanos solteros absolutamente dependientes de sus manos, una hija con horario a turnos y tres nietos; le han recortado la prejubilación al yerno, no puede mandar al hermano seriamente enfermo a una residencia, la vida se ha puesto por las nubes, el colegio…Acude a las manifestaciones que puede, se emociona de verme cuando el encierro de los mineros del Candín; sin apenas salir de casa sabe de sobra cómo va el Gobierno, no piensa en la revolución ahora, se limita a resumir todo en una frase, “¿Cuándo echaremos a ésti?”

viernes, 22 de marzo de 2013

Maldigo la poesía.



Bueno, en realidad me gusta la poesía, si bien suelo desconfiar de los poetas; de algunos poetas que miran al resto de la humanidad por encima del hombro.

Maldigo la poesía

concebida como un lujo cultural

por los neutrales.

Maldigo la poesía

de quien no toma partido,

partido hasta mancharse.

Héctor Roberto Chavero heredó un cruce muy productivo, padre criollo, madre vasca, músico desde la infancia, así que se convirtió en Atahualpa Yupanqui; amigo de patear las calles, empezó a cantar lo que vio en ellas, señalando, tímidamente, con el dedo.

Tú piensas que eres distinto

porque te dicen poeta

y tienes un mundo aparte

más allá de las estrellas

Me gusta de la poesía el ritmo, prima hermana de la canción; admiro en algunos poetas el dominio del lenguaje, la capacidad de síntesis, la imagen en dos palabras. Por eso suelo quedarme en el Siglo de Oro, enredado, no tanto que desvelado.

¿Por qué, di, de mis ojos sueño blando

los desvelados párpados no pegas?

¿Por qué a mis miembros tus licores niegas

si por el mundo los estás regando?

Fueron los primeros poetas gentes populares, ciegos que cantaban odiseas, bardos que relataban sagas, juglares que clamaban amores imposibles…A caballo entre XII y XIII el rosellonés Ponç d’Ortafá protestaba “Si ai perdut mon saber”

Tanto he perdido mi saber

que apenas sé dónde estoy

ni sé de dónde vengo ni a dónde voy…

…Por poco me desespero

o me hago monje en Jau

o me meto en un cueva

donde nadie me pudiese ver

Porque soy traicionado por la confianza

de aquella que yo más deseo.

También hubo nobles señores que por la mañana hendían cabezas,-de moros o de cristainos, tanto da-, y al atardecer rimaban palabras. Jorge Manrique distingue con dificultad una cosa de la otra, “Castillo de amor” no sé si es poesía galante o táctica militar de asedio a plaza fuerte, con sus torres, murallas, almenas, foso y provisión de víveres, donde resiste su enamorada. Desafía a las divinidades, tanto mete en pleito a Amor, como reta a la suerte.

Fortuna, no me amenaces

ni menos me muestres gesto

mucho duro

que tus guerras y paces

conozco bien.

En la seguridad de que ella resultará, inevitablemente, derrotada.

…Así que tú llevarás

deste debate la ofensa;

yo, la gloria.

Aunque, evidentemente, no siempre salen las cosas de los humanos a su propio gusto e interés; el valiente se mosquea.

Rabia terrible me aqueja,

rabia mortal me destruye,

rabia que jamás me deja,

rabia que nunca concluye.

Él es un caballero y tiene, entre sus múltiples virtudes, el mantenimiento en cualesquiera circunstancias de la palabra otorgada.

Acordaos, por Dios, señora

cuánto ha que comencé

vuestro servicio,

cómo un día ni una hora

nunca dejo ni dejé

tal oficio…

…Y perded toda la duda

que tomasteis contra mí

de ayer acá

que mi servir no se muda

aunque vos penséis que sí,

ni mudará.

Porque en tal sociedad no son bien recibidos los mendaces.

Que quien tantas veces miente

aunque diga verdad

no es de creer.

Anduvo también en peleas sin cuento Pero López de Ayala, de quien se cree que inició el “Rimado de Palacio” en presidio; allí pudo meditar amargamente sobre el poder.

Está el mundo en queja y tribulación

nuestros regidores son de ello ocasión

y así crecen los males, muchos además son,

que la codicia les ciega el corazón.

Con la difusión de la imprenta descubrieron los poderosos un importante elemento de propaganda, compraron a los artesanos de la pluma y ya desde Tudor, Duque de Lerma e iglesias varias, tuvieron poetas paniaguados. Pero las chanzas populares no se retiraron de las calles.

Mozas de Toledo

ya se parte el Rey

quedaréis preñadas

no sabréis de quién.

Mozas de ciudade

guardaos de él

que aún ni en moneda

podréisle tener.

Jugaron un papel extraordinario las coplas de ciego, basadas en su memoria, como desde siempre, ahora apoyadas en los pliegos de cordel, que ya una parte del pueblo había aprendido a leer. Relatos casi siempre anónimos, en puntuales ocasiones firmados, que el manoseo iba limando; daban dosis de calidad. Lamento de un preso:

En amarga oscuridad

lloro un bien que no poseo,

que sin libertad me veo

en lo mejor de mi edad.

Amores, sucesos, bromas, análisis social.

Huelgas por aquí

huelgas por allá

nunca esto se acaba…

…Cuándo acabará

la intranquilidad

que todos tenemos;

hoy el capital

trabajo no da

comer no podemos…

Transmitidas boca a oreja han pasado las canciones populares, dando sanos consejos prácticos; una señora solicita de su marido aplicación y mesura en los menesteres íntimos:

Váyase poco a poco,

moreno mío,

porque todos vayamos

a un tiempo mismo.

Alegría de vivir en general, con desparpajo, sin complejos.

Dime, pajarito, que estás en el nido,

la dama besada, ¿pierde marido?

No, la mi señora, si fue en escondido.

Todo es humano.

No me las enseñes más

que me matarás.

Estábase la monja

en el monasterio

sus teticas blancas

sobre el velo negro.

Disfrutar de la vida sin ataduras.

No querades fija

marido tomar

para sospirar.

Que el matrimonio nunca gozó de buena fama, pese a los intentos de los religiosos por exigirlo.

Yo bien puedo ser casada,

más de amores moriré.

Así que mejor nos pegamos a la cultura de la calle y nos olvidamos de aquellos otros poetas que cantaron a reyes, obispos, francos, lísteres y estalines; sigamos el buen consejo del cantor popular.

Vive junto con el pueblo

no lo mires desde afuera

que lo primero es ser hombre

y lo segundo poeta.

Su vecino Nicanor Parra ya advirtió que “Los dioses han bajado del Olimpo”, que cambiaría los nombres de las cosas, que el lector se acercaba al poema bajo su propia responsabilidad, y cuando le dieron el Premio Cervantes prefirió quedarse en casa; para no saludar monarquías. “El poeta es un hombre como todos. Un albañil que construye un muro”; parejo a aquella otra de este lado del charco “Me siento un ingeniero del verso, un obrero que trabaja con otros a España; a España en sus aceros”

Así que Parra brinda con nosotros. Hay que vivir intensamente, porque (“Brindis a lo humano y a lo divino”) “…el día menos pensado/a una vuelta del cerro/la flaca nos echa el lazo”

Si me dieran a elegir

entre diamantes y perlas

yo elegiría un racimo

de uvas blancas y negras.

El ciego con una copa

ve chispas y ve centellas

y el cojo de nacimiento

se pone a bailar la chueca.

El vino cuando se bebe

con inspiración sincera

sólo puede compararse

al beso de una doncella.

Unas líneas en modesta aportación al Día Internacional de la Poesía. Ayer no compré el libro que había prometido; me ha parecido más prudente volver a repasar tantos como duermen en las baldas. Ahora, con Nicanor Parra, que mi ignorancia desconocía y desde 2011 se ha hecho mi amigo, un comentario:

Antes de despedirme


tengo derecho a un último deseo:


Generoso lector


                               quema este libro.



viernes, 1 de marzo de 2013

A la Inspección de Trabajo...


A la Inspección de Trabajo
…doscientas personas hemos presentado escritos en el registro para manifestar nuestra repulsa por la forma tan tibia en que se está tratando el asunto de La Dársena, la sidrería explotadora y racista, ubicada en la calle Claudio Alvargonzález, 10, de Gijón. Los hechos son muy claros, desde la denuncia han transcurrido más de seis meses; los empleadores no solamente no cumplen con sus obligaciones, sino que toman a risa a la propia Inspección.
Recapitulemos: El día 20 de agosto dos trabajadoras firman sendos escritos en los que se denuncia exceso de jornada, impagos, falta de cotización, grabaciones ilícitas de su intimidad, insultos,amenazas  y vejaciones sin cuento. La primera gestión inspectora se hace tres semanas más tarde y por todo testimonio se recoge el del patrón, que niega, desde luego, las acusaciones. El 3 de octubre comparece la hermana del titular y no presenta los justificantes de pago, además de negar (¡faltaría más!) conductas irregulares. Tampoco se toma demasiado en serio el expediente, porque ...Se requirió la presentación en un plazo de máximo de 15 días de la documentación acreditativa de pago de salario de julio a septiembre y liquidación a la trabajadora indicada. Transcurrido el plazo señalado y pese a realizar varias gestiones con el asesor de la empresa reclamando la documentación solicitada, no se aportó la misma…”
Ante esta situación a cualquiera se le ocurre pensar que la empresa sería sancionada. Pues no, como la víctima para intentar cobrar ha tenido que contratar un abogado, por parte de la funcionaria que lleva los trámites “se estima que procede la suspensión de las actuaciones hasta que se obtenga una sentencia jurídica firme”. Es decir, el desacato a la Inspección queda sin sanción alguna. Por otra parte una familia numerosa sigue sin percibir, medio año después, los salarios adeudados, y otra empleada, desesperanzada de los organismos oficiales, ha desistido de seguir por vía judicial, con lo que está segura de no cobrar.
Entrega de doscientas cartas de protesta
Actuaciones de este tipo son las que permiten que empresarios sin escrúpulos puedan seguir abusando de sus plantillas. En el caso de la sidrería que nos ocupa es práctica habitual no hacer contratos, jornadas excesivas sin los descansos reglamentarios, no dar de alta en la Seguridad Social, trabajadores en situaciones irregulares, despidos caprichosos y una general falta de respeto a las personas y las leyes. La impunidad hace que esta empresa lleve haciendo esto de manera regular desde, cuando menos, diez años, según los testimonios que hemos recogido entre antiguos empleados; manifiestan asímismo que, si bien aquí los abusos sobrepasan lo racional, tampoco son conductas extrañas en la hostelería.
La resolución de la persona que ha tramitado el expediente está trufada de citas legales. Si las leyes y quienes las deben aplicar desamparan a los trabajadores  y permiten que los explotadores se carcajeen de ellos y de las instituciones, son tremendamente injustas. La ciudadanía cumplirá con su deber, vigilando que estas agresiones sean menos frecuentes y tengan la sanción que merecen; el gremio de la hostelería haría bien en poner en marcha un ejercicio de higiene entre sus desprestigiadas filas.
El establecimiento permanece cerrado desde finales de diciembre