martes, 28 de octubre de 2014

El reventón


La prensa local decía que se había aumentado el número de policías por el riesgo de que ciertos energúmenos despedazaran los Premios, “Movilizados 400 antidisturbios ante el intento de reventar los actos”, titulaba LNE; parecidos términos usaba la cadena SER. Con esa disculpa el delegado del Gobierno quiso prohibir la manifestación, tuvo que rectificarle el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, diciendo que la protesta era legal. El viejo hábito de desalentar por el miedo. A la par su sustituto en la alcaldía de Oviedo, que mantiene en su puesto a un concejal condenado en sentencia firme, escribe que quienes rechazamos esta fiesta de ociosos somos malos asturianos; sólo le faltó escribir que “traidores a la patria”. El mismo discurso que en su momento usó el Nada Honorable Señor Pujol cuando se le investigaba por el escándalo de Banca Catalana, sus acusadores eran anticatalanes; él, patriota, guardaba entretanto dinero negro en Andorra.
No tenemos nada contra los premios. ¿Quién se va a negar a homenajear a Caddy Adzuba, que se juega la vida por salvar la de las mujeres congoleñas, capaz de afirmar en público que la guerra la causa la avaricia de las multinacionales por poseer el rico subsuelo africano? ¿Quién no aplaudiría el discurso comprometido de Avelino Corma?, vivimos tiempos dominados por una economía, a veces deshumanizadora, en la que el objetivo casi único es obtener cada vez un mayor beneficio, exigiendo resultados cortoplacistas también a la educación y la investigación…Lo que deseamos y pretendemos es formar personas convencidas de que el fin último es conseguir una sociedad más justa y de que hemos heredado nuestro planeta como un préstamo que debemos transmitir a las futuras generaciones en las mejores condiciones. ¿Quién no premiaría la gallarda actitud del estudiante que le regaló al rey con nombre de brandy una chapa del 22M?, para que, cuando proceda, se lo explique a sus hijas. Bien buenos serían unos galardones que estimularan el trabajo bien hecho en Investigación, los avances en Humanidades, la excelencia en Educación, los ejemplares comportamientos en Ética…
Todas las fuerzas representadas.
Estamos en contra de ‘estos’ premios. Un montaje a mayor gloria de la monarquía, un desfile de falsas personalidades que aplauden el oropel vacuo, un gasto dispendioso en fastos en un país que tiene bien pocas cosas que celebrar. Una ostentación del lujo que suena a provocación a quienes están perdiendo trabajo, techo y derechos. Con nosotros ha caminado H, que no se puede operar hasta que le renueven el contrato, porque si no lo despiden; a V el médico le ha dicho que no sabe si el mes próximo le podrá dar el tratamiento tan caro a su madre, con cáncer; S queda en el paro, para cobrar el único mes de prestación que le corresponde debe esperar a diciembre; A trabaja diez horas diarias en la hostelería con el contrato de una,
¿De qué se quejan éstos? Suelen preguntar los columnistas oficiales. La verdad, de todo, nos quejamos de todo; no hay estrato del Estado que no esté corrupto, porque el sistema económico se basa precisamente en que cada cuál espabile para pillar su trozo de tarta sin pensar que otros se puedan quedar sin comer. Han metido la mano en el cajón políticos desalmados, jueces vendidos, sindicalistas sin escrúpulos, banqueros irresponsables, la impresentable cúpula empresarial. Que, por cierto, mientras robaba decía a los empleados que había que trabajar más y cobrar menos. La cantinela de todos los que se forraban era la misma, bien ensayada: la cosa anda mal, hay que apretarse el cinturón.
Pero ya no quedan agujeros, uno de cada cuatro niños está mal alimentado, más de un millón de familias no tienen a ningún miembro que trabaje. Entretanto se publica que el número de millonarios ha crecido el 24%, si el PIB no crece y hay mayor número de ricos se infiere que los demás nos hemos empobrecido.
Rueda de prensa Nalón
Estamos chapoteando en un lodazal. La monarquía es la guinda del pastel de la corrupción, y las aguas fétidas ya no llegan a la familia Borbón al cuello, las tiene a la altura de la nariz. Se ha jubilado a Juan Carlos para intentar mejorar la imagen de la Corona, pero a la vez, a toda prisa, se le ha protegido contra la Justicia, porque los asuntos turbios le cercan: Urdangarín ha dicho y escrito que sus negocios contaban con el apoyo y el consejo real; el asesor Rafael Spottorno, tiene que dimitir por los malos pasos dados en Bankia; la familia de la nueva reina, abuela, tía y padre, están en los tribunales por presunto levantamiento de bienes para no pagar una deuda comercial; el Gobierno niega información de los últimos viajes del monarca emérito a la Arabia. ¡Como para no quejarse!


Parque La Laguna
18x24. Los que vivimos en el Valle del Nalón tenemos nuestro propio catálogo de lamentos, así que el día 18 dimos los primeros pasos, camino del 24 de octubre. Un periodista recogió nuestra opinión de que el trayecto que recorrimos a pie entre el Parque la Laguna del Entrego y el Parque Nuevu de La Felguera era la “Ruta del Despilfarro”. Venturo XXI, reparado por Hunosa por 3'6 millones y vendido en 360.000 euros, El Pozu Entrego, inversión millonaria sin empresas, El Trabanquín, reconstruído por enésima vez con dinero público y regalado a la gestión privada, el edificio Cempa, que jamás tuvo uso, pero sí coste, 900.000, más el precio de derribar las ruinas. Parada en la Cuesta Vindoria, para recordar a las víctimas de la Falange en Laviana, ahora que sus cachorros reaparecen en Barredos, y para ver el paradigma del desastre de los fondos mineros, Alas Aluminium, 13’5 millones de euros invertidos, 70 millones de pérdidas en siete años, -¡Campeones de Europa!-, y ahora malvendido. No voy a pedir cárcel, que sería mucho esperar, (dice ABC que de de 65.000 presos solamente 615 son de cuello blanco), sino solamente una dimisión, un cese, algo que apunte vergüenza. Vana esperanza.
La Marcha desde el objetivo de Carmen Martín
Parados en movimiento. Valladolid
Las Marchas de la Dignidad en plena forma. Vinieron autobuses de toda España, fueron llegando a Oviedo; en el Milán primero, en Corredoria Arena después, actividades donde tomaron la palabra las figuras representativas de la Indignación; se cantó, se gritó y se entregaron los Premios Fundición Príncipe de Asturias. Luego reparto de los huéspedes por polideportivos; a mí me tocó traer a dos buses andaluces a Langreo, trece horas de viaje lleva esta gente, ejemplo de coraje. Todas las organizaciones del Nalón (CC.OO., Adepavan, IU, Podemos, PCA, JJ CC, Maeve, Compromisu, Federación de AA.VV.) se habían puesto de acuerdo para asegurar la infraestructura; nos sorprenden con un caluroso recibimiento de madrugada con ovaciones, gaiteros y petardos.
Madrugón, desayuno y camino a Oviedo. Han salido cinco marchas, Avilés, Gijón, Langreo, Mieres y Siero, para confluir en la Losa a partir de las dos de la tarde; el Parque San Francisco denegado. Abrazos con las gentes de otras comunidades, almuerzo y enseguida en pie, camino de La Escandalera, que está acotada con vallas de hierro y de músculo para que el ruido no se oiga. Vano intento; antes del descenso de la manifestación por la calle Marqués de Santa Cruz ya hay centenares de personas haciendo sonora la queja, cuando llega se multiplican los abrazos y sube el nivel de ruido.



Paso firme
Al día siguiente la prensa regional hablará de 3000 manifestantes, contra los 300 que cuenta la señora doña Inés Martín en ABC; claro que es bastante probable que ni siquiera haya estado allí, porque asegura que “cada hora, el campanario de la Catedral ‘cantaba’ el ‘Asturias patria querida”. Espero que no la despidan: el reloj que toca en punto es el de la Caja de Ahorros; donde ella ve “banderas arco iris” están las de los indígenas bolivianos, el resto no son solamente “republicanas y comunistas”, sino de los despedidos de Coca Cola, los del Hotel León, que han tenido que encerrarse, los de las hipotecas, las de las residencias del ERA; el “todo Asturies” proletario, al otro lado de la acera del “todo Asturias” de los collares. Y no rompimos nada.
"Los españoles ya no somos rivales los unos de los otros" (Felipe VI)
Que el Rey no vea la bandera (Del Facebook de J M Barreal)
El verdadero reventón. Hace tiempo que se ha producido, ha explotado el globo de la confianza; en los dos años anteriores habían conseguido llenar el paseíllo con premios a organizaciones de mucho personal, por ejemplo, en 2013 las personas ciegas de la ONCE llenaron una calle de amarillo (a los seis meses les cerraron las delegaciones locales), y antes había sido el voluntariado de Cruz Roja. Sin embargo en esta ocasión han tenido que contratar grupos folklóricos para llenar el vacío; el trayecto por las calles General Yagüe, Conde de
Toreno y Uría es un desierto de 600 metros que avergüenza recorrer a pie, bajo la mirada de los guardias, así es que muchos invitados se salen a la acera para hacer menos el ridículo.
Solamente ante el Hotel de la Reconquista y ante el Teatro Campoamor hay espectadores; habría que pedir explicaciones a los colegios públicos que han traído a su alumnado, el privado ya se sabe que está generando futuros cómplices. Hay menos gente que el año anterior, pero no solamente porque hayan tenido miedo a los incidentes, sino porque la venda de los ojos está cayendo cada vez que el paro o la corrupción dan malas noticias, y, de nuevo cito a mi amigo leonés, "si miles de personas se quejan, el gobierno debería preguntarnos cuál es el problema, sin embargo nos manda la policía". 
Paso entre los coches protegidos por el cordón de seguridad, me siento a su lado tranquilamente y manipulo la mochila sin que nadie me pregunte que hago allí; saco fotos que demuestran que ni para proteger sirve esta gente, los guardaespaldas, que, cara encendida, toman chupitos de licor con hierbas en la cafetería de al lado. Una niña pulcramente uniformada resume la situación: “Voy a ver a los Reyes Magos, que compran juguetes para regalar  a los niños”.


Podemos decidir

¿Con quién estaba Mafalda? Sentada en el parque, rodeada de niños que ya saben quienes son los reyes y, a su pesar, en bocas inapropiadas. O en columnas finas; Antonio Rico que son tres personas distintas y una sola firma verdadera, parafrasea el chiste del palito de aporrear ideas, "¿Ven? Ésta es la tele de abollar ideologías. Si en el teatro Campoamor se gritó 'Viva el Rey' y 'Viva España', la tele debe recogerlo como lo hizo para que lo oigamos de una manera limpia y clara. Si en la calle se gritan otras cosas, la tele también debería recogerlo (como no hizo) para que también lo oigamos todos de forma limpia y clara". 
Juan Carlos Monedero repitió su frase en público y en privado, “Quino está con los Reyes, pero Mafalda está con nosotros” Yo no lo tengo tan claro; disculpo a Quino, al fin y al cabo, a cierta edad me imagino que a uno le agrada que le hagan la pelota de manera escandalosamente cínica reyes y prelados, ahora bien, igual su corazoncito estaba más en la plaza que en el teatro. Copio literalmente a Aitana, la brava periodista del Nalón:
- Don Joaquín son los chicos de la tele asturiana...
- ¿Más entrevistas, che?
- No se preocupe, que ya estamos fuera de servicio. 
- ¿Y qué hacen que no están bebiendo?
- Descuide, en ello estamos.
- ¡Perfecto!
Mafalda y Pili se toman un descanso (Facebook)

l

miércoles, 15 de octubre de 2014

80 años


La Fundación Andreu Nin (FAN) ha desarrollado en Asturies sus VI Encuentros estatales, con motivo de la conmemoración del 80º aniversario de la Insurrección de Octubre, tres días de trabajo con un programa interesante y denso.
El viernes 10 abrió las Jornadas el alcalde de Mieres, Anibal Vázquez; Verónica Rodríguez, de la Fundación en Asturies y Enrique del Olmo, Presidente de FAN, explicaron los paneles de actividades, a continuación se proyectó el corto "Octubre 34. La última revolución proletaria", de Xuan Cándano.
Aníbal Vázquez, Verónica Rodríguez y Enrique del Olmo


Proyección del corto de Xuan Cándano

Primera mesa de debate. El BOC.

La familia de Marcelino Magdalena
La jornada central fue el sábado, 11. Empezó con la exposición del libro de Alfonso Camín “El valle negro”, -reeditado en facsímil por La Cruz de Grado-, que narra los hechos inmediatamente posteriores al fin de la Revolución. Presentado por Javier García Cellino (FAN Asturies), el poeta de Laviana Albino Suárez, que se declara discípulo de Camín y ha realizado muchos trabajos sobre su obra, hizo una larga exposición sobre su biografía y lamentó el desconocimiento de sus escritos en Asturies. El cantautor Rafa Lorenzo presentó una canción compuesta especialmente para la ocasión, temas de su álbum "A hierro y fuego" (Camín) y la que cada año interpreta en Llueves, en la fiesta con que el Ateneo Republicano honra al oso regícida, noble plantígrado que devoró al rey Favila.


Presentación de la obra de Alfonso Camín.
La siguiente presentación me resultaba particularmente querida y agradezco a la Fundación que me haya permitido participar en ella; se trata de otra reedición efectuada por la propia FAN, de “La insurrección en Asturias”, de Manuel Grossi, que no veía la luz desde la que realizó Silverio Cañada a finales de los setenta. Compartí mesa con Ernesto Burgos, estudioso de la figura de Manolé; a nuestro lado el hijo, Germinal, volvió a recordar las facetas políticas y humanas de quien fuera líder de la Revolución, vicepresidente de la Alianza Obrera, columna vertebral del POUM y buen padre. Hizo un paréntesis para hablar de su madre, Mercedes, cuya capacidad, inteligencia y tesón, sacaron adelante a la familia en tiempos muy duros; además de ser militante. Explicaba uno de los espectadores datos de cómo era colaboradora asidua en La Batalla, el órgano del POUM.


Presentacón del libro de Manuel Grossi
Se repusieron fuerzas gracias al equipo de Chefi, del Bar de la Sociedad de Festejos de San Pedro, La
Felguera, que demostró por qué ha ganado varios premios en el Concurso de la fabada de diciembre.
Se cerró la jornada con la segunda mesa de debate, “La Alianza Obrera ayer y hoy”. Tino Brugos tuvo la amabilidad de ceder su puesto a Andy Durgan, a quien los poco eficaces enlaces aéreos no habían permitido llegar la tarde anterior; representó a la Fundación Andreu Nin en un coloquio junto a Ramón Palacios (Fundación Anselmo Lorenzo), Francisco Erice (Fundación Isidoro Acevedo) y Manuel de la Cera (Fundación José Barreiro) ; moderado por Esther Barbón de la Unión Comarcal de CC.OO. del Nalón. Los ponentes pusieron conocimientos y énfasis en la discusión sobre la necesaria política de alianzas de la Izquierda; el público participó con no menos sentido y pasión, ciertamente estamos ante momentos importantes de la evolución política del estado español.

Erice, de la Cera, Barbón, Palacios, Durgan, Brugos

El domingo madrugón para realizar una excursión por los sitios de la Insurrección. Me tocó explicar La Felguera, el depósito de armas en el kiosko del Parque, como relató en su libro Camín, y la custodia de los ingenieros, protegidos de todo arrebato pasional externo, para que mantuvieran en marcha la siderurgia de Duro. En Lena, Germán Mayora contó las penurias de armamento, el ingenio de los revolucionarios para suplirlas y las anécdotas, como la del burro dinamitero. En Mieres, Ernesto Burgos hizo un amplio recorrido el El Hachu, cárcel y tortura para los derrotados, la segunda casa de Grossi en Requejo, donde despertamos a Marino,  (músico, había tocado la noche anterior) coleccionista de objetos y documentos valiosos de la época. “¡Mira, el carné de milicianu de mi güelu!”, y el Ayuntamiento, desde el que Manolé en 1934 proclamó la República Socialista ante miles de obreros enfervorizados (Y su hijo en 2013 ante las sonrisas de Alberto Vázquez, cineasta, y del que suscribe). Por las prisas no pudimos pararnos en la Casa del Pueblo, convertida por los militares en prisión, donde Grossi escribió “La insurrección”, testimonio, por tanto, de primera mano


Germán Mayora narra el Frente Sur

Ernesto Burgos empieza a contar Mieres

Ante la segunda casa de Grossi, en Requejo

.
Homenaje en la Villa
Homenaje “a los hombres y mujeres que lucharon por la Revolución Social”, ante el monolito que la Fundación levantó el año pasado en el Barrio la Villa. Juan Manuel Vera (FAN Madrid), Pello Erdociain (FAN Catalunya), Diego Fernández, (concejal de Juventud y Memoria Histórica de Mieres), Aida Vega (FAN Asturies) y Germinal Grossi, que leyó uno a uno los nombres de personas que habían tenido un papel relevante en los hechos, que siempre se acuerda del importantísimo papel de las mujeres y que no pudo continuar, la voz quebrada, cuando alguien le pidió el esfuerzo de contar las terribles torturas que infligieron a su padre. Precisamente a él, protector de los presos de la derecha, cuyo último acto oficial fue visitarles para asegurarse de que no habían recibido maltrato. En el viaje de regreso se proyectó el corto "Alcordances de una revolución", que forma parte de una serie de dieciocho grabaciones acerca de la Memoria histórica de Mieres, titulada "Poca ropa", realizada por Alberto Vázquez.

Recuerdo de quienes trabajaron como esclavos

Enrique Pérez Corte, en la calle Capitán Alonso Nart

José Manuel Barreal explica el Teatro de la Victoria

Sama de Langreo; parada en el Pozu Fondón, para recordar a los esclavos modernos, los presos políticos que, según la ley del Generalísimo “redimían sus penas por el trabajo”, es decir, aumentaban los beneficios de los propietarios mineros durante su condena. Enrique Pérez Corte, minero retirado, y José Manuel Barreal, maestro, nacido en la casa adyacente al Cuartel, relataron el asalto a la Guardia Civil de Sama de Langreo, la huída y muerte del capitán Alonso Nart, la Casa del Pueblo y el Teatro Manuel Llaneza, expoliados en el 37, posteriormente ambulatorio y “Teatro de la Victoria”, respectivamente. Y el balcón del Ayuntamiento de Langreo, desde el que Belarmino Tomás anunció que la derrota anunciaba nuevas batallas. Foto de familia ante la Carbonera y fin de fiesta en el Centro Social les Pieces.


jueves, 9 de octubre de 2014

El árbol caído



Ahora resulta todo el mundo lo sabía, aunque hasta este momento nadie se había atrevido a comentarlo; ahora resulta la gente se escandaliza. Hacen ejercicio público de cinismo; cuando desde la Plaza de la Salve dirigía con puño de hierro la política asturiana, hacían cola para obtener su favor.
José Ángel Fernández Villa está siendo señalado por todos los dedos desde que en primera y en la  24 de El País, por dos días consecutivos, se informara de que ha aprovechado la impresentable amnistía de Montoro para regularizar la nada despreciable cantidad de un millón y cuatrocientos mil euros. Un ejemplo de ahorro, tacita a tacita, con su sueldo de minero jubilado y algún complementillo por sus cargos políticos.
Ha perdido poder, ya no hay 30.000 mineros sindicados, el SOMA no es lo que era; ya no le temen y todo el mundo hace astillas del árbol caído, particularmente los suyos. No hay peor cuña que la de la misma madera, los destrozos del fuego amigo. Bien es cierto que tiene pocas posibilidades de defensa, incluso quiere dar la sensación de león que haya pasado por la manicura, “Estoy enfermo, en cama”, pero me repatea el cinismo de quienes medraron a su sombra, de quienes usaron su nombre en vano, de los que han sido colaboradores necesarios en el presunto latrocinio y ahora arrojan la primera piedra. Por esa razón publico esta foto, para que se vea que yo, que no soy su amigo personal, que no he mendigado en su despacho, no he roto las de mi álbum como hacen apresuradamente sus antiguos monaguillos.
Nos la hizo Chema, ese buen fotógrafo de Barredos, por deseo de su sobrino; detrás Alperi, el sucesor, otea el futuro. Estábamos en el Pozu Candín, durante los encierros de 2012, en defensa del carbón, y Villa me saludó respetuosa, casi afectivamente. Porque hemos discutido mucho, he sentido sus zarpazos cerca de la piel, pero siempre me ha tratado con respeto; fundamentalmente porque, como le dije hace muchos años en una refriega, “yo puedo pensar lo que me da la gana, porque vivo de mi trabajo”. Mi independencia de los salarios públicos aseguraba mi independencia política.
Empezaban los años 80, por primera vez en mucho tiempo Hunosa incrementaba la plantilla; en una cantidad modesta, 45 personas creo recordar, en lo que se llamó siempre el asunto de “las afiliaciones del Candín”. En el proceso de selección se hicieron tres partes, para enchufar de manera equivalente a amigos de UGT, de CC.OO. y de la propia empresa. El artículo de denuncia lo firmó mi buen amigo Daniel Serrano, en aquella época redactor de laboral en el diario Región, hoy desaparecido; pero a Villa no se le escapó la autoría intelectual, en cuanto entré en las oficinas del SOMA, entonces en la calle Dorado, salió a por mí, con ese gesto habitual de devorar al culpable: “¡Oye, Miguel, a ver si voy a tener que prohibirte la entrada en el sindicato!” “Lo siento, esta baldosa que piso ye tanto mía como tuya, ¡se paga con les mis cuotes!”
Hubo alguna más; mis artículos en Combate siempre generaban una mueca de desaprobación, a veces una sonrisa paternalista: “Infórmate, hombre, infórmate; antes de escribir pregúntame”; infórmate, pero no le gustaba que sus colaboradores hablaran conmigo. Uno de ellos, Laudelino Campelo, que llegó a ser su brazo derecho, organizó con éxito una operación para descarrilarnos de la dirección comarcal de UGT a un grupo de asilvestrados que creíamos que eso de la lucha de clases no era un cuento de hadas (Gabriel , Camporro, y Severino, ya fallecidos, que estos días me guiñarían un ojo; Hermógenes, Daniel San Martín…)
Años más tarde Campelo se vio en los tribunales, acompañado de un dirigente del PP, porque unos empresarios les acusaron de pedirles comisiones a cambio de favores urbanísticos; en el juicio declaró que “el jefe” estaba al tanto de todo. El patrón de la Plaza La Salve negó la mayor, lamentó la falta del discípulo descarriado y advirtió que de saberlo lo habría evitado. Integridad, se llama esa figura.
Sin embargo otro antiguo amigo Juan Luis Rodríguez Vigil, manifiesta a los diarios que “conociendo al personaje no le extraña nada”, en alusión a esto del millón y pico que ha salido ahora. Frágil de memoria, no recuerda las veces que Villa le salvó el cuello. No pudo evitarlo en aquello del “Petromocho”, un timo de la estampita a lo grande urdido entre un buscavidas exterior y otro del propio gobierno regional, pero sí fue su valedor cuando Vigil fuera expulsado por chivato.
Villa en los infiernos
Foto de Miki López en LNE
Algo después de las Elecciones Municipales de 1979, en un congreso celebrado en Perlora, tronó Josiangel a favor de la readmisión en el partido de un “socialista de la talla de Vigil”; de acuerdo con la memoria de un miembro de aquella ejecutiva, “como los congresos los ganaba el que deba más voces”, se le levantó la sanción. ¿Cuál había sido su delito? Mientras aguardaba la salida  de la reunión de la que entonces era su mujer, Luzdivina Arias, -de aquellas llegadas del exilio mexicano-, se tomaba buena nota de las deliberaciones de la dirección y las cantaba a la prensa. “Salimos de la ejecutiva a las tres de la mañana; ni de lavarme tuve tiempo, entraba en el turno de las seis. Compré el periódico a las cinco y media y allí estaba publicado todo lo que habíamos estado hablando. ¡No podía ser!...Pusimos un poco de vigilancia y cayó con todo el equipo”.
José Luis Rodríguez Vigil no recuerda sus favores, igual que tantos otros; huirán de él como apestado del ébola, le negarán más de tres veces. Los rumores de bar parece que toman cuerpo; si los periodistas se atreven a poner su firma debajo de las acusaciones de irregularidad es de suponer que algo hay; si el acusado no se defiende…Para los afiliados al SOMA ha sido una gran desgracia; tienen el corazón partido, le deben las prejubilaciones, los puestos de trabajo de hijos y nietos, le han seguido ciegamente en todas las batallas; son incapaces de digerir que de Josiangel Villa se pueda decir “¡son todos iguales!”. El daño es irreparable.