domingo, 24 de mayo de 2015

XII Fiesta del Oso Regicida




Hoy cumple este blog cuatro años, más de treinta mil lecturas son una seña de que los temas han servido; al principio un mero entretenimiento, luego la falta de sensibilidad de las páginas oficiales sobre ciertos temas sociales lo han convertido en una útil herramienta. El terrible envenenamiento de los trabajadores de Asturiana de Zinc, los despidos de Iberdrola, la victoria de una trabajadora senegalesa sobre un patrón infame, Duro Felguera, las muertes evitables en Astilleros Armón, y, sobre todo, las noticias de la Columna asturiana en las Marchas de la Dignidad, han podido verse desde esta sencilla ventana. Me alegra poder celebrar el aniversario contando una celebración a la que tengo un cariño especial, la Fiesta del Oso Regicida, que organiza el Ateneo Republicano de Asturias, y que llega a su decimosegunda edición.











El sábado 16 fueron ascendiendo las huestes tricolores hacia Llueves (sobre Cangas de Onís) en una mañana luminosa, alegrada por la marcha de la orquesta Ventolín, que tiene este acto como fecha obligada; sus acordes recibieron al valiente plantígrado, traído en andas por sus devotos, recién llegado desde la lejana cochera de Lena donde suele invernar. En su viaje desde la montaña astur vino acompañado de su cuidador, Germán Mayora, y de Eliseo Quiñones de Carabanzo, su gaitero de cámara. Abrió micrófono el brillante orador Paco Prendes, que recientemente ha dejado la presidencia del Ateneo, pero que no abandona al Oso; saludó a la internacional concurrencia (Francia, Irlanda, Galicia y Cangas de Narcea, entre otros),citó a Camin, que aseguraba que el Oso había sido el precursor de Lenin y Trotsky, señaló que el rey emérito se entretenga en un viaje gastronómico en tanto andan escasas las despensas populares. Camín de nuevo: “Mientras claman las gentes de abajo/porque están sin semillas las eras”, y manifestó la esperanza de que la dinastía borbónica que hubo llegado con un Felipe V se termine con un Felipe VI.


Para tranquilidad general concedió la palabra al ilustre letrado José María Fernández, que cada año gestiona las autorizaciones legales, quien pasó a leer la solicitud al Señor Delegado del Gobierno de “una reunión pacífica y sin armas”; se describen en ella los pormenores de la celebración y se afirma “Al finalizar el acto se exhortará a los asistentes para que hagan solemne juramento o promesa de no participar en el futuro en cacerías de ningún tipo, y menos aún de elefantes. Una vez más me es grato participar a V.E. el agradecimiento que los republicanos asistentes a las ediciones anteriores manifiestan por el gesto de esa Delegación de enviar patrullas a caballo de la Guardia Civil en uniforme de gala para dar más solemnidad al evento”


Fue mantenedor en esta edición el Vicepresidente saliente, el historiador Ernesto Burgos, que repasó la historia de este evento, desde que en 2004 el Ateneo Republicano lo iniciara para compensar a Asturies de los fastos de la boda de un Borbón con una ovetense. Se usó como referencia la excursión del general Nicolás Estévanez Murphy y sus compañeros hicieron en 1857 en busca del sitio donde un oso se defendió con éxito del rey Favila. El Oso en cuya celebración se unen todas las izquierdas asturianas, a las que citó en presencia, si bien advirtió, para evitar engaños, de una candidatura presentada en Laviana con el apellido republicano, pero que realmente oculta un partido de extrema derecha.



Al general Estévanez se refirió el nuevo presidente del Ateneo, Alejandro Villa y Allande, en su salutación, para señalar como en el exilio renunció a su pensión para no dar de gastar al erario, al contrario de los actuales mandatarios que amontonan cargos, sueldos y mordidas. En nombre del Oso repartió zarpazos a diestra y siniestra, particularmente a los que esquilman desde la Banca o desde cargos políticos que luego se trasladan a consejos de administración.


El poeta republicano Albino Suárez, el cantautor Rafa Lorenzo, suelen traernos trabajos de Alfonso Camín; Alejandro y Roberto cantaron el Himno de Riego “a capella”, que disfrutamos en versiones posteriores a cargo de charanga y gaita. Luego fraternal ágape con entrega de diploma al mantenedor y la noticia del nombramiento de Presidente Honorario del Ciudadano Francisco Prendes y Quirós, tomada por la dirección entrante por unanimidad. Encendidas vivas a la República culminaron la celebración por este año.





jueves, 21 de mayo de 2015

Hasta siempre, Nuñez, compañeru.



Estaba lleno el salón de actos civiles, Lolo,-Manuel Ángel,el cuñado-, hizo de afectuoso maestro de ceremonias; es cierto que no estamos acostumbrados a este tipo de despedidas, por eso insistió en pedir oradores voluntarios. No subió nadie, porque todos teníamos la garganta obturada por la emoción; solamente Sandra, la hija, sobreponiéndose al dolor, le habló al luchador empedernido, cabezota hasta salirse siempre con la suya . Y yo sonreí, acordándome de la etapa de Pajares; allí conocí a José María Nuñez, trabajador de Arcelor ya jubilado, a quien este lunes despedíamos: se le sobrecargó un gemelo en las penúltimas rampas,  subíamos contra la climatología y nuestras propias piernas, casi hubo que meterlo a patadas en el coche de apoyo, del que se bajó al poco tiempo para coronar andando con el resto. Con orgullo; para la Columna asturiana del 22 M cruzar el Pajares era un hito fundamental. El sol nos saludó en el último esfuerzo, ¡pronto en Madrid!
Ramiro Pinto vino expresamente desde León al Tanatorio de Gijón, a despedir al amigo, -cascarrabias en el aspecto, cariñoso en lo próximo-, que ha perdido la última batalla, no sin ofrecer tenaz resistencia: el Primero de Mayo, débil físicamente, todavía estaba agarrado a la pancarta. Ramiro sí sabe qué decir en cada momento, y lo dice bien; nos trajo su barba patriarcal (No me afeito hasta que den la renta Básica) y un palo, sobre el que apoyó el discurso. Un palo, me recomendó insistentemente  Nuñez, para el camino;  es un objeto sencillo, que se encuentra tirado en la cuneta, pero puede ser un importante apoyo en la marcha… No hay consuelo en ocasiones, pero a veces las palabras pueden ser, como un palo, desde la sencillez, un gran apoyo… Ya lo escribió Salinas: El dolor es la última forma de amar…
Las personas que el año pasado compartimos ruta con Nuñez en las Marchas de la Dignidad venimos a ser una familia, hemos perdido un pariente. En su recuerdo he vuelto a la página 137 de nuestro libro; en la foto sale como hablando, está tomada en El Carbayu, a donde fuimos unas semanas más tarde para agradecer a la población su solidaridad, y allí grabamos sus palabras que luego pusimos en papel, en las que explicaba el por qué de su esfuerzo camino de Madrid:
Caminar y defender nuestros derechos, ése era el propósito con el que salí el día uno. Para que nuestros hijos no pierdan los derechos que yo defiendo, los que fueron consiguiendo con esfuerzo nuestros padres, por todo lo que ellos lucharon durante tantos años.
Sandra nos explicó que la apertura y cierre del acto se hacían con una de sus canciones favoritas, que representaba aquello por lo que él había combatido, “Hasta siempre, comandante”, de Carlos Puebla y los Tradicionales; aquí os dejo con ella. ¡Hasta siempre, Nuñez, compañeru!

 a